IMG_0821

Eruca Sativa sacudió Mendoza

Texto y Fotos por ElMomia Distorsionado

A casi un año de su última visita, Eruca Sativa se presentó en Mendoza el viernes 23 de mayo en el N8 Estudio de Ciudad. Haciendo un recorrido por su trilogía discográfica, el grupo cordobés hizo temblar la provincia y demostró por qué es la banda del momento. page monitor En una noche que pintaba muy fría, Eruca, junto a las bandas locales: La Mejor Flor y Furia, se encargaron de regalarnos un delicioso infierno.

Noche gélida en la ciudad de Mendoza. Con un par de trapos más encima y con mucha expectativa, salí de casa. Llegando al N8 Estudio me encontré con varios grupos de personas  haciendo la previa. La helada caía muy lentamente e impedía rechazar  la calidez de un trago. Entre las charlas fui percibiendo de a poco la ilusión que generaba en muchos el arribo de Eruca a nuestro suelo.

Entré pasadas las 11:30, justo después de escuchar los primeros redobles. La primera banda de la noche fue La Mejor Flor. El grupo oriundo de Las Heras  hizo bailar a la gente con un show divertido y cargado de energía: pasando por el punk, ska, rock alternativo, llegando inclusive a cerrar con una cueca distorsionada. Luego llegó el turno de Furia. La banda, que actualmente se encuentra trabajando en su nuevo material discográfico, ofreció un set durísimo, alternativo y muy prolijo. Cuando sonaron los últimos acordes de Furia, el N8 Estudio ya estaba colmado. El público sabía que se venía el power trío y comenzaron los aplausos y las voces in crescendo coreaban: “Eruca… Eruca…” sumando un toque más de expectativa y misticismo al cierre de la noche.

Captura de pantalla 2014-05-27 a las 14.26.30

Luego de una espera que se hizo extensa, casi 1:30 de la mañana, subió Eruca Sativa al escenario. Con Lula Bertoldi en voz y guitarra, Brenda Martin en bajo y coros, y Gabriel Pedernera en la batería y coros, la banda detonó la tan esperada locura con “Agujas”. El ritual de los brazos agitando en el aire, los saltos, los movimientos de cabeza al compás: esa coreografía implícita de energía, se había puesto en marcha. El segundo tema fue “El balcón” y luego llegaron “Tu trampa”, “Paraíso en retro”, “La carne”, “Quemas”, “Como vas a hacer” y “Las habladurías”. Una primera parte que no dio respiro, un derechazo tras otro que bajaba directo al mentón.

Con una pequeña pausa dieron lugar a un impecable solo de Gabriel. Luego llegó lo que para mí fuera la mejor interpretación vocal de la noche: “Amor ausente”. Los gritos finales de Lula fueron una expresión desgarradora de sentimientos… un tema que le erizó la piel a más de uno. Sin pausa, las luces del Estudio se enfocaron en la bajista. El humo y los laser de colores habían creado una atmosfera un tanto psicodélica que se hizo completa con el solo de bajo. Brenda jugó con las distorsiones, los riffs, los tempos y demostró una vez más su calidad, poder armónico y compromiso con la música.

Captura de pantalla 2014-05-27 a las 14.27.08

Con los tres músicos nuevamente en el escenario, volvieron a subir la temperatura y reventaron las paredes con una de las canciones más agitadas de la noche: “Magoo”. Siguieron: “Para que sigamos siendo”, “Antes que vuelva a caer” y llegó el momento de Lula. Riffs, arpegios, arreglos y un varietal de afectos hicieron de la improvisación un instante único: un regalo que se renueva en cada concierto. Y se acercaba el final de la noche y como es costumbre, Lula comienza a despedirse del público cuando faltan un par de canciones: un obsequio con cada última canción. En la parte final tocaron: “Fuera”, “Blanco”, “Eleanor Rigby”, “Queloquepasa”, “Desdobla” y se despidieron de Mendoza con “El genio de la nada”

Después de darse un afectuoso abrazo, bajaron a saludar al público y se fueron lentamente con los puños extendidos. Esta máquina cordobesa en muy poco tiempo, tan solo siete años como grupo, ha logrado un gran reconocimiento en Latinoamérica.  Su discografía está compuesta por “La carne (2008)”, “Es (2010) y “Blanco (2012). Discos que marcan momentos únicos para la banda, y a su vez amalgaman una trilogía con una línea más existencial, con un sonido crudo, pesado y con pinceladas de distintos estilos: una conjunción que los ha llevado a ser una de las bandas más convocantes y con mayor proyección en la escena nacional.

Captura de pantalla 2014-05-27 a las 14.26.56

Cuando salí, no sentí frío. Me abrigué, me colgué los auris y pasadas las tres de la mañana empecé a caminar… Había asistido a un concierto de putamadre.

Posted in Recomendado de la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *